Las cortadoras son bien conocidas por sus efectos negativos, e incluso devastadores, en jardines, plantaciones, cultivos de donde ellas se llevan las hojas; otros las conocen principalmente por su interesante comportamiento de cultivar hongos.

La mayoría de nosotros hemos visto los caminos que forman para llegar de sus nidos a las plantas. Estos caminos pueden parecer autopistas de hormigas, llegando a medir 300 m de largo y 15 cm de ancho. Por estos senderos acarrean los pedazos de hojas de regreso al nido, utilizando sus mandíbulas para transportarlos sobre sus cabezas (debido a esto, algunos los han llamado hormigas “parasol”, ya que la hoja suele hacer sombra sobre el cuerpo de la hormiga).

En un nido de cortadoras hay una hormiga reina, que es la que pone los huevos, y muchas hormigas obreras estériles de diferentes tamaños. Cada tamaño de obrera tiene una función diferente dentro de la colonia. En épocas de reproducción, algunos huevos darán hormigas hijas “princesas” y zánganos, que se aparearán para empezar colonias nuevas. También convive con ellas el hongo que cultivan, junto con las hojas procesadas y los patógenos que deben ser controlados por las hormigas constantemente. La reina vive como máximo 15 años, durante los cuales puede producir aproximadamente 150 millones de hormigas obreras hijas.

Generalmente hay sólo una reina funcional, áptera por colonia. No se producen enjambraderas hasta que la colonia tiene más de 2 años de antigüedad,

La mayoría de las especies de hormiga carpintera establece su primer nido en madera podrida y más tarde lo expande hacia la madera sólida. En el interior, los nidos se localizan en la madera (de preferencia ablandada por acción de hongos), en el material de aislamiento y/o en muros huecos.

DAÑOS:

Es una plaga muy común en nuestra región, provoca graves daños pudiendo llevar a la muerte de una planta si los ataques son sucesivos. La hormiga podadora negra común, vive en colonias de muchos individuos, construyen hormigueros de complicadas y extensas galerías intercomunicadas, provocando en algunas ocaciones derrumbes de pisos (estas llegan a cavar por debajo de de los cimientos)