Obrera: El tamaño es de 2,2 a 2,6 mm, siendo monomorfas. Tiene color castaño ferruginoso, con el tórax el primer artículo de las antenas y las patas algo más pálidas, siendo la mandíbula amarillenta.

  • Hembra: De mayor tamaño (4,5 a 5 mm). El color es castaño oscuro, siendo las antenas, patas y márgenes posteriores de los segmentos del gáster rojizos, mientras que las mandíbulas, suturas del tórax y articulaciones de las patas son de color amarillento.
  •  Macho: Del tamaño de la obrera o más pequeño, siendo su color similar al de la hembra.

La hormiga invasora tiene una alimentación más variada pues también come insectos vivos y muertos y gusta de los dulces, por ello es que frecuentemente se las ve infestando el interior de una azucarera, pote de dulce, etc.

Una colonia está compuesta por numerosas hormigas obreras (asexuadas) -que son las que más se ven- muchas reinas (por esto se definen como colonias poliginias) y en el final de la primavera se pueden ver los machos y hembras vírgenes (futuras reinas) quienes tienen contacto sexual adentro o afuera de los hormigueros. Al término del apareamiento los machos mueren y las hembras se transforman en reinas, cuya función única es la ovo posición.

Las reinas son más grandes y son móviles -esta especie puede tener hasta un centenar de reinas en el hormiguero- y pueden verse muchas veces afuera del hormiguero con un grupo de obreras: ésta movilidad les permite mudarse a otro nido si las condiciones ambientales se vuelven desfavorables, tal como la llegada de tiempo frío que las obliga a refugiarse en interiores. También se mudan, las que anidan en la tierra, cuando ocurren lluvias abundantes.

Las reinas tienen corta vida, unos pocos meses: pero como las colonias tienen muchas reinas continúan agrandándose en número indefinidamente, esto las caracteriza como una plaga muy problemática pues las hormigas argentinas pueden llegar a formar super colonias.

Los nidos se encuentran normalmente en tierra húmeda, cerca o debajo de las edificaciones, al pie de las plantas, debajo de maderas y cerca del agua y comida.

La hormiga invasora desplaza, destruye a otras especies de hormigas, así por ejemplo, ataca y desaloja a la hormiga negra común (Acromyrmex lundi), a pesar de ser ésta de un tamaño mayor, pero menos agresiva, normalmente cuando hay presencia de hormigas argentinas no hay presencia de otras especies de hormigas ni de otro tipo de insectos rastreros.